No perdamos el tiempo en dudas de fe, indecisiones o incomprensiones.

Alabemos a Dios y ofrezcámosle lo mejor de lo nuestro, y lo mejor de otras personas, por si acaso éstas no lo hacen por no haber tenido en cuenta el concepto de alabanza total.

No hay alabanza a Dios que no sea recogida por algún ser angélico y llevada hacia Él.

 

  Nuestra Señora, La Grande, La Eterna, La Inmaculada Concepción. Auténtica interfaz entre el hombre y Dios, cualquier oración que se le dedique, que se haga para su veneración o se glorifique, será llevada por Ella con su rostro iluminado con una divina satisfacción y en unión con los ángeles,  instantáneamente hacia El, para mayor Gloria de Dios.

Fué La que que concibió a Jesús por Voluntad Divina. Posiblemente María también hubiera sido concebida de Forma Especial, por mediación del concepto de La Inmaculada  Concepción.

El nacimiento de María se celebra el 8 de septiembre. La Inmaculada Concepción de celebra el 8 de diciembre; exactamente 9 meses antes.

 

 No se concibe plenamente, pero se puede acercar a comprender que no todo lo podemos concebir.

 

 No hay limite. El ser humano podrá investigar, descubrir, crear todo lo que pueda con su mente maravillosa; nunca se acercará a Dios ni por asomo. Evitemos a ser posible la torpeza de creernos imprescindibles, y a Dios prescindible. Parece ser que ya ha ocurrido esto. Según conocemos, por una parte Adán y Eva; algo ocurrió que los echaron de un paraíso. Por otra parte la lucha entre los ángeles de la luz y los caídos, que también fueron expulsados de algún lugar superior a otro de un  nivel mas bajo.

 

 Hay un paralelismo. El motivo, en esencia, el mismo. La imagen del arcángel San Miguel manteniendo con una espada al mal, es parecida a la de San Jorge manteniendo al mal con una lanza . Manteniendo a raya, pero no eliminando al adversario ninguno de ellos, posiblemente gracias a la Misericordia Divina, que espera pacientemente el cambio de actitud para que vuelvan a tener las posiciones anteriores.

 

No hay concepto, forma humana para aprehender tanta grandeza.